Projar consigue la depuración de aguas residuales con un sistema ecológico que imita el funcionamiento de los humedales

projar

  • La fitodepuradora tiene un muy bajo coste de mantenimiento, ningún coste energético y es especialmente respetuoso con el medio ambiente.

Grupo Projar, empresa española con sede en Valencia y oficinas en varias ciudades de la Península Ibérica, ha desarrollado un sistema de fitodepuración que reproduce el funcionamiento de los humedales y permite el acceso a la depuración de aguas a colectivos, hasta ahora, sin posibilidad de ello.

FITOFILTER okSegún la portavoz de la empresa, Alejandra Pintos “el sistema de fitodepuración utilizando balsas con plantas acuáticas o macrófitas no es nuevo. La novedad y la innovación de Projar está en el diseño de la malla que sostiene las plantas en flotación, semisumergidas y que permite que la depuradora sea apta para aguas residuales tanto industriales como urbanas y por tanto, convertirse en una solución sostenible y rentable. Se trata de una depuradora con un muy bajo coste de mantenimiento, en ocasiones nulo, y especialmente respetuoso con el medio ambiente. La fitodepuradora, a ojos de cualquiera, es un estanque lleno de plantas que no desprende ningún olor, ni supone ninguna agresión al medio ambiente”.

Este producto está pensado, tanto para la depuración de aguas residuales industriales como las de uso urbano. En este sentido, la fitodepuradora se puede instalar en urbanizaciones y núcleos de población pequeños donde una depuradora química resulta demasiado costosa, sobre todo de mantener. Según Alejandra Pintos, “la fitodepuradora se puede instalar a un precio asumible incluso por un colectivo de vecinos que quiera solucionar sus problemas de aguas residuales”.

 Según Grupo Projar, este sistema de fitodepuración puede sustituir a una depuradora convencional o complementar el servicio. Uno de los motivos principales para la elección de un sistema de fitodepuración como única forma de tratamiento de aguas es el bajo coste de mantenimiento que presenta frente a las depuradoras tradicionales, ya que éstas necesitan personal especializado para el mantenimiento y suelen tener un coste energético más elevado, además

de un mayor impacto ambiental.

Los sistemas de fitodepuración tienen bajos o incluso nulos costes energéticos y no necesitan personal específico extra, pues las únicas tareas de mantenimiento son la supervisión periódica y la poda de las plantas.

La fitodepuradora está indicada en casos en los que no se dispone de recursos para el mantenimiento de una depuradora tradicional o cuando se debe instalar en una zona aislada. También se aconseja cuando se desea implantar un sistema especialmente respetuoso con el medio ambiente y para completar la depuración de una depuradora tradicional.

 

Sobre Grupo Projar:

Grupo Projar nació en 1972 para dedicarse a la extracción de turba, material orgánico que se emplea como combustible y para la obtención de sustratos. El crecimiento de la compañía ha sido constante y en los años 80 abrió dos centros logísticos en Almería y Murcia. Actualmente cuenta con instalaciones en Madrid, Almería –fábrica y centro logístico-, Málaga, Lisboa y Barcelona.

Es también una empresa con presencia internacional y actualmente está constituida una sociedad en Sri Lanka, en la India y en Brasil.

Además recientemente ha adquirido la empresa Paisajistas del Mediterráneo para dedicarse a proyectos y servicios paisajísticos completos.

El conjunto del grupo consiguió una facturación en 2013 de 14 millones de euros y cuenta con 230 empleados.