AVACU y AIMME vuelven a alertar sobre la falta de seguridad en adornos luminosos

avacu aimme_web

 

La Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios –AVACU- y el Instituto Tecnológico Metalmecánico –AIMME- han presentado esta mañana los resultados de los ensayos realizados a un total de nueve guirnaldas luminosas, con el objetivo de verificar su adecuación a la normativa vigente. En sentido estricto, el objetivo del estudio es “determinar los potenciales riesgos de seguridad y la evaluación de la información y etiquetado”.

 De los nueve productos estudiados, ninguno de ellos obtuvo la calificación de “conforme” en la totalidad de ensayos y pruebas realizadas y, por tanto, puede considerarse que presentan potenciales riesgos para el consumidor y el entorno en el que se instalen. Estos datos son muy similares a los que se presentaron el año pasado y en el que tampoco se encontró ningún adorno luminoso que tuviera todos los parámetros analizados conformes.

Juanjo González_AIMME_20141209Las deficiencias más preocupantes para los técnicos de AIMME por las consecuencias que pueden tener para el consumidor se han detectado en el cableado, ya que la sección del conductor es, en cuatro de los nueve productos analizados, menor de lo indicado por la Norma UNE-EN60598. Estas deficiencias afectan directamente a la seguridad, asociadas a la posible rotura del cable. En seis de las nueve guirnaldas analizadas el sistema de fijación y conexión entre los distintos componentes de las guirnaldas también ha presentado deficiencias y aumentan la inseguridad de estos productos.

Otras de las deficiencias que se han detectado con el estudio de AIMME hacen referencia a la resistencia ante subidas accidentales de temperatura. En esta ocasión las nueve guirnaldas analizadas muestran carencias en el ensayo de bola de calor, una prueba que determina la resistencia y la calidad de los materiales plásticos que están protegiendo las partes con tensión. Con este ensayo se determina si el aislamiento de cada parte de la guirnalda puede resistir un incremento de temperatura debido a un problema eléctrico sin que llegue a la deformación del material. En caso de no hacerlo se puede producir una deformación de las partes de las guirnaldas y, en caso extremo, puede deshacerse la parte aislante y quedar al aire, sin protección.

Por número de infracciones, las siguientes infracciones más numerosas son la relacionada con el etiquetado y las instrucciones, ya que ocho de las nueve guirnaldas analizadas presentaban errores en la información. Estos errores se deben a que el etiquetado ofrece información insuficiente y, en algunos casos, incluso incorrecta. Además, gran parte de las instrucciones de uso incluidas no contemplan la información mínima requerida, no estaban en castellano o bien el tamaño de cifras, letras y símbolos era menor de lo establecido por la normativa.

 

Por todo ello, desde AVACU y AIMME se han ofrecido algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de adquirir y colocar estos artículos:

 

– adquirirlos en lugares de confianza y verificar que el producto posee un etiquetado completo y en castellano (como mínimo), en el que se especifiquen instrucciones de uso, tensión, potencia nominal y normas para el cambio de las bombillas (cuando sean reemplazables)

 

– en el embalaje también se debe indicar si las luces son para uso interior o exterior y, en el caso de estas últimas, debemos verificar que lleven un recubrimiento resistente a la lluvia y la humedad, representado por el siguiente símbolo:

Uso exterior. Protegida para agua y frío

 

– las luminarias que no indiquen expresamente que son aptas para uso exterior, no deben instalarse en fachadas o zonas expuestas a inclemencias meteorológicas

 

– antes de encender las luces, debemos sacarlas del embalaje, leer bien las instrucciones de uso que deben incluir y asegurarnos del buen estado de los componentes. En este sentido, si vamos a emplear guirnaldas de años anteriores, debemos revisarlas bien, tanto las bombillas como el cable, y comprobar que funcionan correctamente. Si se ha fundido alguna de las bombillas, debemos cambiarla por otra del mismo voltaje, nunca con la guirnalda conectada a la red eléctrica

 

– si hay niños en casa, lo más aconsejable es adquirir guirnaldas de muy baja tensión (12 V) y siempre situarlas en lugares de difícil acceso para ellos. Además, en seis de los casos estudiados, el sistema de anclaje presentaba deficiencias, por lo que podrían desprenderse partes pequeñas de la guirnalda, con el consiguiente riesgo para los niños

 

– además, y por norma general, debemos colocar las luces en lugares alejados de fuentes de calor, materiales inflamables y otros elementos decorativos que puedan sobrecalentarse y apagarlas cuando no estemos en casa

 

nunca debemos manipular las guirnaldas (por ejemplo, conectando varias) ya que así el producto se convierte en uno diferente al adquirido, pudiendo variar su comportamiento

 

– Se deben adquirir productos con indicación de eficiencia energética (etiquetado energético que hace años ya incorporan los electrodomésticos). Esta información es obligatoria desde marzo de 2014, según el Reglamento 874/2013. Su inclusión en el producto adquirido garantiza al consumidor la eficiencia energética del producto que estén comprando

 

 

Por último, cabe recordar que es muy importante pedir y guardar el ticket de compra, para poder reclamar en caso de que fuera necesario.