Tecnicarton muestra las cinco claves para el embalaje y transporte de piezas aeronáuticas

tecnicarton_logo_e

Embalaje a medida, de alta protección, mix de materiales, producción muy limitada y difícil manipulación son las principales características del embalaje para el sector aeronáutico

 

Tecnicarton ha analizado las características que debe cumplir el embalaje y el transporte de piezas aeronáuticas, cumpliendo todos los requisitos de calidad que imponen los fabricantes internacionales.

 

Así, el análisis de Tecnicarton ha permitido detectar como ejes fundamentales el embalaje a medida, la alta protección que deben tener las piezas transportadas, el uso de diversos materiales, una producción limitada, solo al alcance de empresas muy flexibles y una difícil manipulación del embalaje que también requiere personal cualificado y específico.

 

El trabajo de Tecnicarton destaca la necesidad de que el diseño del embalaje sea a medida y esté integrado en el propio desarrollo de la pieza para optimizar el embalaje y su manipulación.

Esto es así porque la industria aeronáutica exige unos requerimientos de protección, transporte, manipulación y almacenamiento muy altos, por lo que los equipos de diseño de embalaje deben conocer el propio proceso de diseño y fabricación de los elementos a transportar, con el fin de optimizar el embalaje y su manipulación.

 

El departamento de diseño de estas pieza debe tener capacidad de realizar prototipos sobre los que hacer las pruebas físicas que permitan comprobar si cumplen todos los requerimientos, testar el comportamiento del embalaje durante el transporte y si, efectivamente, dicho embalaje propuesto es el adecuado.

 

Otra de las características que debe cumplir el embalaje de las piezas aeronáuticas es la protección absoluta. En el caso español, el 70% de las piezas producidas se dedican a la exportación. Además se trata de piezas muy valiosas y costosas. El embalaje debe superar el apilamiento, los golpes, la manipulación y las horas de transporte en diversos medios.

 

De ahí se deriva otra característica de este embalaje y es el uso de diversos materiales que ofrezcan la mejor solución para que las piezas reciban el mejor trato. Se trata de sumar las mejores características de cada material con el fin obtener el mejor producto. Así, se pueden utilizar desde materiales muy ligeros y resistentes como el cartón ondulado, a materiales de absorción como el EPE, o materiales de refuerzo como la madera, metal o materiales reutilizables, como el plástico.

 

Frente a la exigencia en la calidad y en las prestaciones, el embalaje para piezas aeronáuticas es siempre una producción de tiradas muy cortas y de pedidos muy pequeños. Esta característica hace que sólo los proveedores más flexibles puedan adaptarse, ya que en la mayor parte de los casos, las empresas necesitan unas cantidades mínimas para optimizar los costes.

 

Y por último, Tecnicarton ha detectado la dificultad que supone la propia manipulación de los embalajes del sector aeronáutico. Este proceso puede ser especialmente largo y complicado cuando se trata de un embalaje que requiere manipulación, fijaciones, anclajes. Todo ello requiere de un personal, métodos especiales y un proceso que pocas empresas están preparadas para ofrecer. En este sentido, la compañía cuenta con el servicio “in house” que permite destinar personal cualificado de Tecnicarton a la empresa cliente para dedicarse al proceso de embalaje y flexibilizar los costes.