Projar depura las aguas contaminadas por uranio de una red de balsas mineras en Portugal

Balsas fitodepuracion_redes

Grupo Projar ha colaborado en la elaboración de un proyecto de depuración de aguas contaminadas por uranio en una red de balsas mineras en la región portuguesa de Nelas. Estas balsas son el fruto de la actividad minera a cielo abierto desarrollado en la región entre los años 1945 y 2001 por 62 minas.

En este caso, Projar ha puesto a disposición de la Empresa de Desarrollo Minero –EDM- su conocimiento en el uso de soportes flotantes y vegetación helófita para la descontaminación de aguas.

Grupo Projar ha puesto en marcha el sistema de depuración mediante plantas macrófitas flotantes, ya que supone un sistema de depuración económico, sostenible y que no requiere la construcción de nuevas estructuras. Las opciones tradicionales de depuración de aguas por metales pesados se basan en la retirada de las aguas, el aislamiento, la incineración o la compactación y estabilización de los residuos. Sin embargo estas técnicas tienen el inconveniente de que conllevan una complejidad y coste más elevados que la fitodepuración.

La fitodepuración permite el tratamiento in situ de los residuos con plantas que, en este caso, son capaces de absorber el uranio tanto en las partes aéreas como en rizomas y raíces.

Para Pablo Navarro, miembro de la oficina técnica de Projar, “esta acción que hemos desarrollado en Portugal pone de manifiesto las ventajas de la fitodepuración ante una gran diversidad de sustancias tóxicas. Resulta una solución económica, sostenible y sin riesgos adicionales, ya que nuestra herramienta es la vegetación. Convertimos una balsa inerte y contaminada en un lago vegetal”. Navarro también ha aprovechado para agradecer la confianza “que la entidad Empresa de Desarrollo Minero de Portugal ha depositado en Projar para poder acometer este proyecto de depuración.”

Grupo Projar:

Grupo Projar nació en 1972 para dedicarse a la extracción de turba, material orgánico que se emplea como combustible y para la obtención de sustratos. El crecimiento de la compañía ha sido constante y en los años 80 abrió dos centros logísticos en Almería y Murcia. Actualmente cuenta con instalaciones en Valencia, Madrid, Almería –fábrica y centro logístico-, Málaga y Lisboa. Y otros puntos logísticos como Barcelona y Pontevedra.

Es también una empresa con presencia internacional y actualmente está constituida como sociedad en Sri Lanka, en la India y en Brasil. Además, Projar adquirió hace unos años la empresa de paisajismo Paimed, para completar su oferta de servicios, y ahora acaba de firmar un acuerdo con una empresa especializada en el tratamiento y acondicionamiento de agua. El conjunto del grupo consiguió en 2015 una facturación superior a 19 millones de euros y cuenta con 230 empleados.