Un grupo de expertos abordan los elementos clave para ejecutar cubiertas ajardinadas en una jornada

Un grupo de expertos de varias compañías del sector del medio ambiente abordarán los elementos clave para la ejecución de cubiertas ajardinadas en una jornada gratuita sobre esta temática. Los ejes de la misma se centrarán en los sistemas constructivos, sus elementos estructurales así como los tipos de sustrato y vegetación más adecuados a las opciones existentes, junto a los sistemas de línea de vida e impermeabilización que estas estructuras pueden albergar.

La jornada tendrá lugar el próximo 3 de mayo en el Colegio Oficial de Arquitectos Vasconavarro (COAVN) en Bilbao y contará con la presencia de la Product & Solution Manager en Projar Group, Ana Llopis, como especialista en cubiertas ajardinadas y jardines verticales.

Junto a ella, el Responsable Técnico de Sistemas de Impermeabilización y Aislamiento Térmico de Chova, Eloy Pérez López, explicará los componentes y características principales de los diferentes sistemas constructivos y los aspectos más importantes para una buena ejecución y prescripción de la cubierta ajardinada.

La conferencia contará además algunos de los proyectos más emblemáticos y casos de éxito que han llevado a cabo ambas compañías. Además de los errores más comunes a la hora de implantar este tipo de edificación junto a los costes y la inversión de estas cubiertas.

Abanico de posibilidades

En la actualidad, existe una gama de opciones dentro de las cubiertas ajardinadas que van desde la cubierta extensiva, pasando por la semi-intensiva, la intensiva y la heavy user, cada una de ellas con sus respectivas ventajas.

La cubierta extensiva, con un espesor de 7 a 15 centímetros es una cubierta verde ecológica que proporciona un efecto pradera a la superficie donde se instala y exige poco mantenimiento. La semi-intensiva, con un espesor de 15 a 40 centímetros, es ideal para la creación de un espacio verde. Y utiliza especies de plantas que necesitan un mayor mantenimiento.

La cubierta intensiva, cuenta con un espesor de 50 a 100 centímetros, y se trata de una cubierta ajardinada que permite todo tipo de especies ornamentales, arbustivas e incluso árboles. Mientras que la heavy user, con espesores de hasta 80 centímetros, está recomendada en circunstancias en las que la plantación o construcción exigen el uso de maquinaria y equipamiento pesado.

Beneficios de las cubiertas ajardinadas

Para la Product & Solution Manager en Projar Group, Ana Llopis, los beneficios de las cubiertas ajardinadas, tanto económicos, ecológicos como sociales son sobradamente patentes. “Económicamente aumentan la vida útil de la cubierta, mejoran la conservación de los pavimentos y la capa aislante lo que reduce los costes energéticos del edificio y del ahorro de los gastos ocasionados por saturación de desagües y vías de evacuación”.

En el aspecto ecológico, las cubiertas ajardinadas aumentan la calidad del aire y del agua y reducen las emisiones de C02. Además controlan el drenaje y la escorrentía, disminuyen el efecto “isla de calor” y la integración paisajística.

Así mismo, según explica Ana Llopis , también son constatables los beneficios sociales de estas estructuras que “producen aislamiento térmico, acústico y aumento de la superficie verde en las ciudades y la calidad de vida”.

 Grupo Projar:

Grupo Projar nació en 1972 para dedicarse a la extracción y comercialización de turba, material orgánico que se emplea como combustible y para la obtención de sustratos. El crecimiento de la compañía ha sido constante y en los años 80 abrió dos centros logísticos en Almería y Murcia. Actualmente cuenta con instalaciones en Valencia, Madrid, Almería –fábrica y centro logístico-, Málaga y Lisboa. Y otros puntos logísticos como Barcelona y Pontevedra.

 Es también una empresa con presencia internacional y actualmente está constituida como sociedad en Sri Lanka, en India y en Brasil. Además Projar adquirió hace unos años la empresa de paisajismo Paimed, para completar su oferta de servicios, y una empresa especializada en el tratamiento y acondicionamiento de agua. El conjunto del grupo logró en 2016 una facturación superior a 26 millones de euros y cuenta con 230 empleados.

Projar ha trabajado desde hace más de 20 años , junto a compañías como Chova, en España y Portugal donde han desarrollado proyectos tan singulares de cubiertas ajardinadas como La Torre Pelli de Sevilla o la cubierta del Banco Santander, Totta Bank, en Lisboa.

Inscripción a la jornada gratuita en este link;